Aquí no se esconde nada.
¿Quién lo diría?